Cómo ganamos un caso contra MyKredit por intereses abusivos

Tabla de Contenido

En este artículo vamos a explicar cómo conseguimos que un juez declarara nulo un contrato de préstamo con la entidad financiera MyKredit (marca comercial de TRIVE CREDIT SPAIN SL) por aplicar unos intereses abusivos a nuestro cliente.

Se trata de una sentencia pionera que puede beneficiar a muchas personas que se encuentran en una situación similar.

Aquí puedes leer la sentencia completa.

 

El caso de nuestro cliente

Nuestro cliente solicitó un préstamo de 1.000 euros a MyKredit en noviembre de 2022, con un plazo de devolución de 12 meses y un tipo de interés nominal anual del 96%.

Según el contrato, nuestro cliente debía pagar unas cuotas mensuales de 166,67 euros, lo que suponía un total de 2.000,04 euros al finalizar el préstamo. Es decir, nuestro cliente pagaría el doble de lo que había pedido prestado.

Sin embargo, nuestro cliente no pudo hacer frente a las cuotas debido a la crisis económica provocada por la pandemia de COVID-19 y entró en mora. Entonces, MyKredit le aplicó unos intereses de demora del 1,1% diario, lo que suponía un 401,5% anual. Además, le cobró unas comisiones por reclamación de impagados de 35 euros cada mes. Así, la deuda de nuestro cliente se disparó hasta los 4.000 euros en solo seis meses.

Nuestro cliente se vio atrapado en una espiral de de endeudamiento y acudió a nuestro despacho buscando una solución. Analizamos su caso y detectamos que el contrato de préstamo que había firmado con MyKredit era abusivo y contrario a la ley. Por eso, decidimos demandar a MyKredit y solicitar la nulidad del contrato y la devolución de las cantidades cobradas de más.

 

La sentencia del juez

El juez que conoció del caso nos dio la razón y dictó una sentencia favorable a nuestro cliente. El juez declaró la nulidad del contrato de préstamo por considerar que los intereses aplicados por MyKredit eran usurarios y desproporcionados.

El juez se basó en el artículo 1 de la Ley de 23 de julio de 1908, de Represión de la Usura, que establece que:

“Será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquél leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales”.

El juez también se apoyó en la jurisprudencia del Tribunal Supremo, que ha fijado como criterio para determinar si un interés es usurario que sea superior al doble del interés medio del mercado. En este sentido, el juez citó la sentencia del Tribunal Supremo de 25 de noviembre de 2015, que señaló que:

“Para que el préstamo pueda ser considerado usurario es necesario que, además de ser notablemente superior al normal del dinero, el interés estipulado sea manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso. (…) A los efectos de determinar si el interés es notablemente superior al normal del dinero, habrá de tomarse como referencia el interés medio aplicado en el mercado a operaciones de la misma naturaleza. (…) Cuando el interés fijado sea notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso, sin necesidad de que se pruebe que el prestatario se encontraba en una situación angustiosa, de inexperiencia o limitación de facultades, el préstamo será nulo por usurario”.

El juez comparó el interés nominal anual del 96% que aplicaba MyKredit con el interés medio del mercado para los créditos al consumo, que según el Banco de España era del 7,65% en noviembre de 2022. Así, el juez concluyó que el interés de MyKredit era más de 12 veces superior al normal del dinero y, por tanto, usurario.

El juez también declaró la nulidad de los intereses de demora y las comisiones por reclamación de impagados, por considerarlos abusivos y desproporcionados. El juez se basó en el artículo 85.6 del Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, que establece que:

“En todo caso son abusivas las cláusulas que (…) impongan indemnizaciones que no se correspondan con los daños efectivamente causados”.

El juez consideró que los intereses de demora del 1,1% diario y las comisiones de 35 euros mensuales no se correspondían con los daños causados a MyKredit por el impago de nuestro cliente, sino que suponían un enriquecimiento injusto de la entidad financiera a costa del consumidor.

Como consecuencia de la nulidad del contrato, el juez condenó a MyKredit a devolver a nuestro cliente las cantidades cobradas de más, es decir, todo lo que excediera del capital prestado. Así, el juez calculó que nuestro cliente solo debía devolver a MyKredit los 1.000 euros que había pedido prestado, y que MyKredit debía devolverle a nuestro cliente los 3.000 euros que le había cobrado de más.

 

La importancia de esta sentencia

Esta sentencia es muy importante porque supone un precedente para otros casos similares.

Muchas personas han recurrido a entidades financieras como MyKredit para obtener préstamos rápidos y fáciles, sin ser conscientes de los intereses abusivos que les aplican. Estas entidades se aprovechan de la situación de necesidad de los consumidores y les someten a unas condiciones leoninas que les generan una deuda impagable.

Con esta sentencia, se abre la puerta a que los afectados por este tipo de préstamos puedan reclamar la nulidad del contrato y la devolución de las cantidades cobradas de más. Se trata de un paso más para proteger los derechos de los consumidores y evitar los abusos de las entidades financieras.

Si tú también has contratado un préstamo con MyKredit o con otra entidad similar, y crees que los intereses que te aplican son abusivos, no dudes en contactar con nosotros.

En Solvendi Abogados somos expertos en derecho bancario y financiero, y podemos ayudarte a defender tus intereses. Te ofrecemos un asesoramiento personalizado y profesional, y te acompañamos en todo el proceso judicial. No lo pienses más y solicita una consulta gratuita con nosotros. Estaremos encantados de atenderte. 

En Solvendi Abogados podemos ayudarle

Consúltenos su caso. Llámenos al teléfono gratuito 900 831 282

Quizás también te pueda interesar: