¿Has contratado una tarjeta revolving con Wizink que tiene un interés abusivo? Te contamos cómo puedes reclamar

Tabla de Contenido

Las tarjetas revolving son un tipo de crédito que se concede al titular de una tarjeta de crédito, que puede disponer de una cantidad de dinero determinada y devolverla en cuotas mensuales. Sin embargo, estas tarjetas suelen tener unos intereses muy elevados, que pueden llegar a superar el 25% TAE, lo que hace que el consumidor acabe pagando mucho más de lo que ha gastado y que se endeude durante años.

En los últimos tiempos, se han multiplicado las sentencias judiciales que declaran la nulidad de estos contratos por usura, es decir, por considerar que el interés pactado es excesivo y desproporcionado.

En este artículo, vamos a analizar una de estas sentencias, recientemente obtenida por nuestro despacho de abogados, dictada por el Juzgado de 1ª Instancia nº 71 de Madrid, que resuelve una demanda de nulidad de un contrato de crédito/tarjeta revolving por usura.

Aquí puedes leer la sentencia completa.

 

El caso concreto

El demandante era un cliente de la entidad financiera Wizink Bank, S.A., que había contratado una tarjeta de crédito con un límite de disposición de 6.000 euros y un interés remuneratorio del 27,24% TAE.

El demandante solicitó la nulidad del contrato por usura, al entender que el interés pactado era muy superior al normal del dinero y que no se correspondía con las circunstancias del caso. Además, pidió la devolución de las cantidades que había abonado en exceso por la aplicación de dicho interés.

La demandada se opuso a la demanda y alegó, entre otras cosas, que el interés pactado era legal y que se había informado al demandante de todas las condiciones del contrato. También alegó que la acción del demandante había prescrito, es decir, que había transcurrido el plazo legal para ejercitarla.

 

El fallo de la sentencia

El juez estimó la demanda y declaró la nulidad del contrato por usura, condenando a la demandada a restituir al demandante las cantidades que había pagado de más por la aplicación del interés usurario. Para llegar a esta conclusión, el juez se basó en la normativa y la jurisprudencia aplicables al caso.

 

La normativa aplicable

La normativa que regula los contratos de crédito al consumo es el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias. Esta norma establece que los contratos de crédito al consumo deben cumplir una serie de requisitos de transparencia e información al consumidor, y que el interés remuneratorio no puede ser abusivo.

Sin embargo, el juez consideró que esta norma no era aplicable al caso, ya que el contrato se había celebrado en el año 2002, antes de la entrada en vigor de dicha norma. Por tanto, el juez aplicó la norma vigente en el momento de la celebración del contrato, que era la Ley de 23 de julio de 1908, de Represión de la Usura. Esta ley establece que son nulos los contratos de préstamo en los que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso.

 

La jurisprudencia aplicable

La jurisprudencia es el conjunto de sentencias dictadas por los tribunales que interpretan y aplican las normas.

En este caso, el juez se apoyó en la jurisprudencia del Tribunal Supremo, que es el órgano judicial de mayor rango en España y que unifica los criterios de los demás tribunales.

El juez citó varias sentencias del Tribunal Supremo que han declarado la nulidad de contratos de crédito/tarjeta revolving por usura, como la Sentencia 628/2015, de 25 de noviembre, la Sentencia 149/2020, de 4 de marzo o la Sentencia 505/2020, de 2 de octubre. Estas sentencias establecen que, para determinar si un interés es usurario, hay que compararlo con el interés medio del mercado en el momento de la celebración del contrato, y que se considera usurario si supera en más del doble dicho interés medio.

El juez también citó la Sentencia 381/2019, de 3 de julio, del Tribunal Supremo, que establece que la nulidad del contrato por usura es radical, absoluta y originaria, y que la restitución de las cantidades abonadas en exceso por el prestatario es una consecuencia ex lege de la propia declaración de nulidad, que solo puede ejercitarse desde que se produce dicha declaración. Por tanto, el juez rechazó la alegación de la demandada de que la acción del demandante había prescrito, ya que no había transcurrido el plazo legal para reclamar.

 

El razonamiento del juez

El juez, tras examinar las pruebas aportadas por las partes, llegó a la conclusión de que el interés pactado en el contrato era usurario, y que, por tanto, el contrato era nulo. Para ello, se basó en los siguientes argumentos:

  • El interés pactado era del 27,24% TAE, mientras que el interés medio de las operaciones de crédito al consumo en el año 2002 era del 9,19% TAE, según los datos del Banco de España. Por tanto, el interés pactado superaba en más del doble el interés medio del mercado, lo que lo hacía notablemente superior al normal del dinero.
  • El interés pactado era manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso, ya que la entidad financiera demandada no acreditó la concurrencia de circunstancias excepcionales que justificaran la estipulación de un interés tan elevado, como el riesgo de la operación, la solvencia del prestatario, la finalidad del crédito o las condiciones del mercado.
  • El interés pactado era abusivo y generaba un grave desequilibrio entre las partes, ya que hacía que el consumidor pagara una cantidad muy superior a la prestada y que se viera atrapado en una espiral de deuda de difícil salida.

 

El juez, en su sentencia, expresó su criterio con las siguientes palabras:

“En el presente caso, el interés remuneratorio pactado en el contrato de crédito/tarjeta revolving, que asciende al 27,24% TAE, es notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso, sin que la entidad financiera demandada haya justificado la concurrencia de circunstancias excepcionales que expliquen la estipulación de un interés tan elevado, por lo que debe declararse la nulidad del contrato por usura, conforme al artículo 1 de la Ley de Represión de la Usura, con las consecuencias que se derivan del artículo 3 de la misma ley, esto es, la restitución recíproca de las prestaciones, con la limitación de que el prestatario solo está obligado a entregar el principal recibido, y la entidad prestamista a devolver el exceso de lo percibido sobre el capital prestado, conforme a la jurisprudencia del Tribunal Supremo”.

 

¿Qué puedes hacer si te encuentras en una situación similar?

Si has contratado una tarjeta revolving con un interés abusivo, debes saber que tienes derecho a reclamar la nulidad del contrato y la devolución de las cantidades que has pagado de más.

Para ello, puedes seguir los siguientes pasos:

  • Revisa las condiciones de tu contrato y comprueba el interés que te están aplicando. Si es superior al 20% TAE, es muy probable que sea usurario y que puedas impugnarlo judicialmente.
  • Intenta negociar con la entidad financiera una solución extrajudicial, que puede consistir en la rebaja del interés, la cancelación de la deuda o la devolución de lo pagado de más. Para ello, puedes presentar una reclamación ante el servicio de atención al cliente de la entidad o ante el Banco de España.
  • Si no consigues una solución extrajudicial satisfactoria, puedes acudir a la vía judicial y presentar una demanda de nulidad del contrato por usura. Para ello, te recomendamos que cuentes con el asesoramiento de un abogado especializado en este tipo de casos, que te ayudará a preparar la documentación necesaria y a defender tus derechos ante el juez.
  • Si el juez estima tu demanda, declarará la nulidad del contrato y condenará a la entidad financiera a devolverte las cantidades que has pagado de más por la aplicación del interés usurario, más los intereses legales correspondientes. Además, la entidad financiera tendrá que pagar las costas procesales, es decir, los gastos que hayas tenido que asumir por el proceso judicial, como los honorarios del abogado y del procurador.

 

¿Por qué confiar en Solvendi Abogados?

En Solvendi Abogados somos expertos en reclamaciones de tarjetas revolving y otros productos financieros abusivos. Contamos con un equipo de profesionales cualificados y con amplia experiencia en este ámbito, que te ofrecerán un trato personalizado y una atención de calidad.

Nuestro objetivo es defender tus intereses y conseguir la mejor solución para tu caso, ya sea mediante una negociación extrajudicial o mediante una demanda judicial. Nos encargamos de todo el proceso, desde el estudio de viabilidad hasta la ejecución de la sentencia, y solo cobramos si tú ganas.

Si has contratado una tarjeta revolving con un interés abusivo, no lo dudes más y contacta con nosotros. Te ofrecemos el análisis gratuito y sin compromiso de tu caso, veremos su viabilidad y te informaremos de las opciones que tienes para reclamar.

Puedes llamarnos al teléfono 900 831 282, enviarnos un correo electrónico a info@solvendiabogados.com o visitar nuestra página web https://www.solvendiabogados.com/.

Estaremos encantados de atenderte y de ayudarte a recuperar tu dinero. ¡No dejes pasar esta oportunidad!

En Solvendi Abogados podemos ayudarle

Consúltenos su caso. Llámenos al teléfono gratuito 900 831 282

Quizás también te pueda interesar: