¿Has firmado un préstamo hipotecario con KUTXABANK? Podrías reclamar la nulidad de algunas cláusulas como la de gastos y recuperar tu dinero

Tabla de Contenido

En Solvendi Abogados somos expertos en derecho bancario y defendemos los intereses de los consumidores frente a las entidades financieras.

En este artículo te contamos uno de nuestros casos de éxito: la nulidad de las cláusulas de intereses de demora y gastos a cargo del prestatario en un préstamo hipotecario con KUTXABANK, y la condena a la entidad a devolver las cantidades cobradas indebidamente, con intereses y costas.

Aquí puedes leer la sentencia completa.

 

El caso concreto

Nuestro cliente firmó en 2005 un préstamo hipotecario con KUTXABANK para la adquisición de su vivienda habitual. En la escritura se incluían dos cláusulas que consideramos abusivas y contrarias a la normativa de protección de los consumidores:

  • La cláusula financiera Sexta.-INTERESES DE DEMORA, que establecía un interés de demora del 19% anual, muy superior al interés remuneratorio pactado y al interés legal del dinero.
  • La cláusula financiera Quinta.- GASTOS A CARGO DE LA PARTE PRESTATARIA, que imponía al prestatario el pago de todos los gastos derivados de la constitución, modificación y cancelación del préstamo, incluidos los gastos notariales y registrales.

 

Estas cláusulas suponían una carga económica desproporcionada para nuestro cliente, que tuvo que abonar unos 970 euros por los gastos de notaría y unos 300 euros por los gastos de registro, además de los intereses de demora que se le aplicaron en caso de retraso en el pago de las cuotas.

Ante esta situación, desde Solvendi Abogados iniciamos una reclamación extrajudicial a KUTXABANK, solicitando la nulidad de las cláusulas mencionadas y la devolución de las cantidades pagadas por su aplicación.

Sin embargo, la entidad se negó a atender nuestra petición, por lo que decidimos interponer una demanda de juicio ordinario ante el Juzgado de 1ª Instancia Nº 101 BIS Cláusulas- de Madrid, especializado en cláusulas abusivas.

 

El contexto normativo y jurisprudencial

Nuestra demanda se basaba en la aplicación de la normativa de protección de los consumidores y usuarios, en concreto, la Ley 7/1998, de 13 de abril, sobre condiciones generales de la contratación, y el Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre.

Estas normas establecen que las condiciones generales de la contratación, como las cláusulas de los préstamos hipotecarios, deben cumplir unos requisitos de transparencia, claridad, concreción y sencillez, y no pueden causar un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes en perjuicio del consumidor.

Asimismo, nuestra demanda se apoyaba en la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y del Tribunal Supremo, que han declarado la nulidad de las cláusulas abusivas en materia de intereses de demora y gastos hipotecarios, por considerar que no superan el control de transparencia y que suponen una infracción del principio de buena fe y del equilibrio entre las prestaciones.

En concreto, nos referíamos a las siguientes sentencias:

  • Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 14 de marzo de 2013, asunto C-415/11, que establece que el juez nacional debe comprobar de oficio el carácter abusivo de las cláusulas de los contratos celebrados con consumidores y que puede moderar los intereses de demora si son excesivos.
  • Sentencia del Tribunal Supremo de 23 de diciembre de 2015, que fija como doctrina jurisprudencial que en los contratos de préstamo sin garantía real celebrados con consumidores, es abusiva la cláusula que fija un interés de demora que supere en más de dos puntos el interés remuneratorio pactado.
  • Sentencia del Tribunal Supremo de 15 de marzo de 2018, que declara la nulidad de la cláusula que impone al prestatario el pago de todos los gastos e impuestos generados por el préstamo hipotecario, y establece que los gastos de notaría deben repartirse por mitad entre prestamista y prestatario, y que los gastos de registro deben correr a cargo del prestamista.

 

El sentido del fallo de la sentencia

Tras la presentación de nuestra demanda, la entidad demandada se allanó parcialmente, reconociendo la nulidad de las cláusulas impugnadas, pero sin aceptar la devolución de las cantidades reclamadas.

Por ello, el juez dictó sentencia estimando íntegramente nuestra demanda y condenando a KUTXABANK a pagar a nuestro cliente la cantidad de 485,11 euros por el 50% de los gastos de notaría y 100% de gastos de registro, más los intereses legales desde la fecha de abono de los mismos.

Asimismo, le impuso las costas procesales, al apreciar mala fe en la entidad demandada, que se había negado a atender nuestra reclamación extrajudicial.

El juez fundamentó su fallo en los siguientes argumentos:

  • Respecto a la cláusula de intereses de demora, el juez declaró su nulidad por considerarla abusiva, al establecer un interés de demora del 19% anual, muy superior al interés remuneratorio pactado y al interés legal del dinero. El juez se basó en la sentencia del Tribunal Supremo de 23 de diciembre de 2015, que considera abusiva la cláusula que fija un interés de demora que supere en más de dos puntos el interés remuneratorio pactado. El juez citó textualmente la sentencia: “el interés de demora establecido en una cláusula no negociada en un contrato de préstamo personal, garantizado o no con hipoteca, concertado con un consumidor, se considerará abusivo si supone una indemnización desproporcionadamente alta al consumidor que no cumpla con sus obligaciones”.
  • Respecto a la cláusula de gastos a cargo del prestatario, el juez declaró su nulidad por considerarla abusiva, al imponer al prestatario el pago de todos los gastos derivados de la constitución, modificación y cancelación del préstamo, incluidos los gastos notariales y registrales. El juez se basó en la sentencia del Tribunal Supremo de 15 de marzo de 2018, que declara la nulidad de la cláusula que impone al prestatario el pago de todos los gastos e impuestos generados por el préstamo hipotecario, y establece que los gastos de notaría deben repartirse por mitad entre prestamista y prestatario, y que los gastos de registro deben correr a cargo del prestamista. El juez citó textualmente la sentencia: “la atribución al consumidor de la totalidad de los gastos e impuestos generados por la operación, supone una infracción del principio de buena fe, al crear una situación de desequilibrio importante entre los derechos y obligaciones de las partes, en perjuicio del consumidor”.

 

¿Qué puedes hacer si te encuentras en una situación similar?

Si has firmado un préstamo hipotecario con KUTXABANK, o con cualquier otra entidad, y crees que puedes estar afectado por alguna cláusula abusiva, no dudes en contactar con nosotros.

En Solvendi Abogados te ofrecemos un estudio gratuito de tu caso y te asesoramos sobre las posibilidades de reclamar la nulidad de las cláusulas abusivas y la devolución de tu dinero, con intereses y costas.

Somos un despacho de abogados especializado en derecho bancario, con más de 20 años de experiencia y un alto porcentaje de éxito en nuestras reclamaciones. Contamos con un equipo de profesionales cualificados y comprometidos con tu caso, que te acompañarán en todo el proceso, desde la reclamación extrajudicial hasta la vía judicial, si fuera necesario.

No dejes pasar esta oportunidad de hacer valer tus derechos como consumidor y de recuperar tu dinero. Contacta con nosotros y te daremos una cita sin compromiso. 

En Solvendi Abogados estamos a tu lado para defender tus intereses frente a las entidades financieras. Confía en nosotros y déjanos ayudarte a solucionar tu problema. ¡Te esperamos!

En Solvendi Abogados podemos ayudarle

Consúltenos su caso. Llámenos al teléfono gratuito 900 831 282

Quizás también te pueda interesar: