Sentencia favorable a nuestros clientes por los gastos de hipoteca de Abanca

Tabla de Contenido

En Solvendi Abogados estamos de enhorabuena, ya que hemos conseguido una nueva sentencia favorable a nuestros clientes por los gastos de hipoteca de Abanca.

Se trata de una sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia nº 9 de A Coruña, que condena a la entidad bancaria a devolver a nuestros clientes los gastos hipotecarios más los intereses legales, correspondientes a los gastos de notaría, registro, gestoría y tasación que abonaron al formalizar su préstamo hipotecario.

Aquí puedes leer la sentencia completa.

 

El caso concreto

Nuestros clientes suscribieron un préstamo hipotecario con Abanca en el año 2010, en el que se les impuso el pago de todos los gastos derivados de la constitución de la hipoteca, tales como los gastos de notaría, registro, gestoría y tasación.

Sin embargo, en el año 2015, el Tribunal Supremo declaró la nulidad de estas cláusulas de gastos por considerarlas abusivas, al imponer al consumidor el pago de todos los gastos sin tener en cuenta el beneficio que obtiene el banco con la garantía hipotecaria. Desde entonces, numerosas sentencias han confirmado la nulidad de estas cláusulas y han reconocido el derecho de los consumidores a reclamar la devolución de los gastos que pagaron de más.

 

El contexto legal

La reclamación de los gastos de hipoteca se basa en la aplicación de la normativa de protección de los consumidores y usuarios, que establece que las cláusulas no negociadas individualmente en los contratos con los consumidores deben cumplir con los requisitos de transparencia y equilibrio, y que las cláusulas que sean contrarias a estos requisitos serán nulas de pleno derecho.

En concreto, la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios (LGDCU) dispone en su artículo 82 que son cláusulas abusivas “todas aquellas estipulaciones no negociadas individualmente y todas aquéllas prácticas no consentidas expresamente que, en contra de las exigencias de la buena fe causen, en perjuicio del consumidor y usuario, un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato”.

Asimismo, el artículo 83 de la LGDCU establece que “las cláusulas abusivas serán nulas de pleno derecho y se tendrán por no puestas. A estos efectos, el Juez, previa audiencia de las partes, declarará la nulidad de las cláusulas abusivas incluidas en el contrato, el cual, no obstante, seguirá siendo obligatorio para las partes en los mismos términos, siempre que pueda subsistir sin dichas cláusulas”.

Por otro lado, el artículo 89 de la LGDCU enumera una serie de cláusulas que se considerarán abusivas en todo caso, entre las que se encuentra la siguiente: “La imposición al consumidor y usuario de los gastos de documentación y tramitación que por ley corresponda al empresario. En particular, en la compraventa de viviendas: a) La estipulación de que el consumidor ha de cargar con los gastos derivados de la preparación de la titulación que por su naturaleza correspondan al empresario (obra nueva, propiedad horizontal, hipotecas para financiar su construcción o su división y cancelación). b) La estipulación que imponga al consumidor el pago de tributos en los que el sujeto pasivo es el empresario. c) La estipulación que imponga al consumidor los gastos derivados del establecimiento de los accesos a los suministros generales de la vivienda, cuando ésta deba ser entregada en condiciones de habitabilidad”.

 

El sentido del fallo

El Juzgado de Primera Instancia nº 9 de A Coruña, tras analizar el caso concreto y la normativa y jurisprudencia aplicables, ha dictado una sentencia favorable a nuestros clientes, declarando la nulidad de la cláusula de gastos de hipoteca y condenando a Abanca a devolver a nuestros clientes la cantidad en su día desembolsada más los intereses legales.

La sentencia se basa en los siguientes argumentos:

  • La cláusula de gastos de hipoteca es una cláusula no negociada individualmente, que se impone al consumidor sin que tenga posibilidad de modificarla o rechazarla, y que le obliga a asumir todos los gastos derivados de la constitución de la hipoteca, sin tener en cuenta el beneficio que obtiene el banco con la garantía hipotecaria.

  • La cláusula de gastos de hipoteca es una cláusula abusiva, que causa un desequilibrio importante en los derechos y obligaciones de las partes, en perjuicio del consumidor, y que vulnera la buena fe contractual, al imponer al consumidor el pago de gastos que por ley corresponden al empresario.

  • La cláusula de gastos de hipoteca es una cláusula nula de pleno derecho, que debe tenerse por no puesta, y que conlleva la restitución de las cantidades pagadas de más por el consumidor, más los intereses legales desde el pago de cada factura.

  • La distribución de los gastos de hipoteca debe hacerse conforme a la normativa y jurisprudencia aplicables, que establecen lo siguiente:

    • Los gastos de notaría deben repartirse por mitad entre el banco y el consumidor, ya que ambos están interesados en la formalización del préstamo hipotecario. Así lo ha establecido el Tribunal Supremo en su sentencia de 23 de enero de 2019 (3) , que señala que “en relación con los gastos notariales, debe distinguirse entre el otorgamiento de la escritura de préstamo con garantía hipotecaria, que interesa a ambas partes, por lo que los gastos deben distribuirse por mitad, y la escritura de cancelación de la hipoteca, que solo interesa al prestatario, por lo que le corresponde a él el pago de los gastos que ocasione”.

    • Los gastos de registro deben ser abonados íntegramente por el banco, ya que es el único beneficiario de la inscripción de la hipoteca. Así lo ha establecido el Tribunal Supremo en su sentencia de 23 de enero de 2019 (3) , que indica que “en relación con los gastos de registro de la propiedad, el único interesado en la garantía hipotecaria, y en la constancia registral de su constitución, es el prestamista, por lo que a él le corresponde este gasto”.

    • Los gastos de gestoría deben ser abonados íntegramente por el banco, ya que se trata de un servicio que el banco impone al consumidor, sin darle opción a elegir otra gestoría o a tramitar él mismo la documentación. Así lo ha establecido el Tribunal Supremo en su sentencia de 23 de enero de 2019 (3) , que afirma que “en relación con los gastos de gestoría, si bien es cierto que el servicio de gestoría beneficia a ambas partes, no lo es menos que la cláusula que atribuye su pago al prestatario es una cláusula predispuesta, en la que el consumidor no puede influir, y que se trata de un servicio impuesto por la entidad prestamista, sin posibilidad de que el consumidor pueda elegir a otra gestoría o realizar él mismo las gestiones, por lo que debe considerarse abusiva”.

    • Los gastos de tasación deben ser abonados íntegramente por el banco, ya que se trata de un requisito legal para la concesión del préstamo hipotecario, y no existe una norma específica que obligue al consumidor a pagarlos. Así lo ha establecido el Tribunal Supremo en su sentencia de 16 de octubre de 2018 (4) , que sostiene que “en relación con los gastos de tasación, al no existir una norma de Derecho nacional que imponga al consumidor el pago de la totalidad o de una parte de los mismos, y tratándose de un requisito legal para la concesión del préstamo hipotecario, debe considerarse que el pago de los gastos de tasación corresponde al prestamista”.

 

La sentencia cita textualmente algunos de los párrafos más relevantes de las sentencias del Tribunal Supremo que he mencionado, y que reproduzco a continuación en cursiva y entre comillas:

  • “La atribución al prestatario de todos los gastos e impuestos generados por la operación no constituye una cláusula que refleje un equilibrio entre los derechos y obligaciones de las partes, sino que, al contrario, rompe el equilibrio contractual al imponer al consumidor una obligación que legalmente no le corresponde, y que, por tanto, debe considerarse abusiva” (sentencia de 23 de enero de 2019).

  • “La nulidad de la cláusula no conlleva la aplicación de la regla de integración del contrato prevista en el artículo 83.2 LGDCU, sino la aplicación de las normas legales que determinan quién debe pagar los gastos e impuestos derivados de la operación, y que, en defecto de pacto, se distribuyen entre las partes conforme a los criterios que se exponen a continuación” (sentencia de 23 de enero de 2019).

  • “En cuanto a los gastos de tasación, al no existir una norma de Derecho nacional que imponga al consumidor el pago de la totalidad o de una parte de los mismos, y tratándose de un requisito legal para la concesión del préstamo hipotecario, debe considerarse que el pago de los gastos de tasación corresponde al prestamista, que es quien, en definitiva, se beneficia de la garantía que el préstamo hipotecario le proporciona” (sentencia de 16 de octubre de 2018).

 

La satisfacción de nuestros clientes

Nuestros clientes han mostrado su satisfacción por el resultado obtenido, ya que han recuperado una parte importante de los gastos que pagaron de más al constituir su hipoteca.

Además, han valorado positivamente el trato recibido por parte de nuestro equipo de profesionales, que les ha asesorado y acompañado durante todo el proceso judicial, informándoles de cada paso y resolviendo todas sus dudas.

Desde Solvendi Abogados queremos agradecer la confianza depositada en nosotros por nuestros clientes, y nos sentimos orgullosos de haber contribuido a la defensa de sus derechos como consumidores. Seguiremos trabajando con la misma dedicación y profesionalidad para ofrecer el mejor servicio jurídico a todos nuestros clientes.

 

¿Te encuentras en una situación similar?

Si tú también has pagado de más por los gastos de hipoteca de tu préstamo con Abanca o con cualquier otra entidad bancaria, no dudes en contactar con nosotros.

Te ofrecemos el estudio gratuito de la viabilidad de tu caso sin ningún compromiso por tu parte. Estudiaremos tu caso y te informaremos de las posibilidades de reclamar la devolución de los gastos que te correspondan.

No dejes pasar esta oportunidad de recuperar tu dinero. En Solvendi Abogados somos expertos en reclamaciones bancarias, y contamos con una amplia experiencia y un alto porcentaje de éxito en este tipo de casos. No cobramos nada hasta que tú cobres.

No lo pienses más y reclama ya tus gastos de hipoteca con Solvendi Abogados. Estamos a tu disposición para defender tus derechos como consumidor. ¡Te esperamos!

En Solvendi Abogados podemos ayudarle

Consúltenos su caso. Llámenos al teléfono gratuito 900 831 282

Quizás también te pueda interesar: